Esta joven vuelve este año al colegio con ilusión porque lo hace como Yolanda. Por fin ha terminado su transición, aunque en su DNI ella sigue siendo Nicolás. Los menores transexuales como ella tienen que esperar hasta los 18 años para solicitar el cambio de nombre y sexo en los documentos oficiales.

Yolanda lo explica asegurando que "a lo mejor parece una tontería pero cuando tú lees ese nombre estás leyendo que esa persona eres tú". Hasta la mayoría de edad pueden ampararse en la ley de cambio de nombre por uso común, pero el 95% de las peticiones se rechazan.

Isidro García es genrente de la Fundación Daniela, y denuncia que la decisión "queda completamente a la interpretación del juez, es algo subjetivo y que por tanto establece diferencias muy importantes entre unos niños y otros dependiendo unicamente de qué está interpretando un juez y cuál es su voluntad".

En Sevilla, algunas madres denuncian que a sus hijos se les está denegando el cambio de nombre en el Registro Civil, aunque en el colegio si les llaman con su nombre sentido. María es una de esas madres que comenta que "el juez cree que cambiarle el nombre a femenino puede inducir a un error. Entonces el juez no nos ha dado la oportunidad de vernos, de conocer a María y ver que realmente el que induce a error es el nombre del registro civil".

Demandan una ley estatal integral de transexualidad para que se acaben las desigualdades. Para Marisa, otra madre con un menor transexual, "es más fácil cambiar de comunidad que hacer cambiar el criterio de un juez". Porque, con sus familias, en el parque o en el colegio, estos niños tienen derecho a ser quienes son.