Camilo Losada tiene 26 años y desde hace tres ha visto cómo el mundo laboral le cierra la puerta. Su nombre corresponde, desde que cumplió 23, al de un hombre, su identidad de género desde mucho tiempo atrás también, pero en su tarjeta de identificación aparece bajo el rótulo "femenino". Es transexual y la normativa que hasta ahora existía en su país, Colombia, le había impedido que diera el paso que le faltaba para que su aspecto físico, pensamiento y nombre fueran coherentes con el género que lo identifica en sus documentos.

Su historia cambió esta semana con un decreto presidencial que permite el cambio de sexo en los papeles de identificación con tan solo un trámite administrativo. Por eso a Camilo Losada, uno de los primeros colombianos en hacerlo bajo la nueva norma, no le exigieron ningún examen médico ni psicológico para iniciar el proceso que en menos de cinco días le dará un nuevo documento.

Colombia modificó el modelo y facilitó el trámite para construir “una sociedad igualitaria, para cumplir esa promesa de la Constitución consistente en que cada persona pueda desarrollar su vida de acuerdo a la construcción que realice de su identidad”, según el ministro de justicia de ese país, Yesid Reyes. Y por eso, desde ahora bastará con que las personas hagan una declaración juramentada ante un notario en la que indiquen su voluntad de corregir el sexo en sus documentos. Colombia se suma así a países como Argentina, que tiene una ley que permite la modificación del género con un proceso administrativo.

El abogado Germán Rincón Perfetti apunta que además del trámite médico que exige una cirugía de reasignación de género, en adelante tampoco se tendrá que acudir a la vía jurídica. Explica que antes del decreto las personas que aspiraban a hacer el cambio debían ir ante un juez que analizaba los exámenes y a partir de eso tomaba una decisión, lo que implicaba la asesoría de un abogado y al menos varios meses de espera. “Quienes tienen una identidad de género distinta a la asignada de nacimiento enfrentan muchos problemas para que su proyecto de vida esté acorde con su identidad. Este decreto facilita enormemente la identidad legal con la realidad de la persona”, dice Rincón Perfetti.

La normativa presidencial fue motivada por una reciente sentencia de la Corte Constitucional que señaló que los obstáculos judiciales afectan los derechos de las personas que quieren modificar su género debido a su identidad sexual. El alto tribunal también dijo que en dichos casos se podría realizar una escritura pública ante un notario para formalizar el trámite.

Por eso, la presidencia, como órgano rector del sistema de notarías del país, promulgó el decreto para que no se acuda a vías judiciales para lograr el cambio de género. En el anuncio de la normativa, el ministro de justicia recordó la importancia de garantizar el derecho a que los colombianos tengan las mismas garantías y recordó una frase del escritor Gabriel García Márquez: “Los seres humanos no nacen para siempre el día que sus madres los alumbran: la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez, a modelarse, a transformarse”.